sábado, 6 de junio de 2020

EL MOLIN DE PILO O DE LA ÑORA





Tras cruzar la estrecha carretera asfaltada que une Cabueñes (Gijón) con Quintueles (Villaviciosa) comienza el que puede considerarse tercero y último tramo de la senda que va desde la Llorea a la Playa de la Ñora, al que se accede a través de una amplia pradera ribereña que acoge el llamado Molín de Pilo, una casería habitada en su planta alta y en cuyo bajo alberga lo que queda de un antiguo molino hidráulico de los muchos que antiguamente existían y que han ido desapareciendo en manos de otras energías más modernas y del que aún pueden verse algunas de sus partes originales, como el cubu o depósito , el arco de desagüe cuadrado, la presa que dirigía el agua al molino constituyendo una atractiva cascada y la canal que reconducía el agua de nuevo al rio.







Pero durante muchos años el Molín de Pilo es recordado por ser un merendero de referencia para varias generaciones de vecinos de Cabueñes (Gijón) y Quintueles (Villaviciosa)  y bañistas de la Ñora que ribera arriba llegaban hasta el merendero y se sentaban a comer y beber en buena compañía. Por eso no es de extrañar que en la literatura podamos encontrar reseñas como esta “Miles de jóvenes enamorados han venido a este mítico y embrujado rincón, a comer un bocadillo de tortilla y chorizo con unas botellas de sidra, para tratar de pasar el tiempo y sus emociones afectivas”.
Tras la publicación del 25 de Marzo en el Facebook “Obras Rio Pilo-La Ñora” en la que invitábamos a compartir recuerdos, anécdotas, fotos… hoy podemos acercarnos un poco más a este mítico merendero gracias a todas las aportaciones recibidas.
Así, han sido múltiples los comentarios que han exalzado el ambiente festivo y distendido del lugar pues con la llegada del buen tiempo  el Molin de Pilo o de la Ñora  se convertía en una alternativa ideal para disfrutar de una auténtica jira al aire libre en familia o entre amigos




José Manuel Martínez y Cesar Díaz además de recordar  el nacimiento que cada navidad se podía visitar y las aventuras y fiestas vividas, se han inspirado en este lugar para pintar uno de sus cuadros o elaborar un poema.




Yolanda Rivero sin duda lo recuerda con añoranza “Me acuerdo mucho del Molino, era un sitio precioso, los asiduos del fin de semana fueron construyendo cabañas con su jardín, había una que siempre me llamó la atención, se llamaba “la Ponderosa”. Después de casarme estuve unos años sin ir y cuando volvimos en al año 1981-82 estaba abandonado. Quisimos ir por el sendero que había por el río, que era por dónde íbamos antes y fue toda una aventura, estaba totalmente cerrado y nos tuvimos que ir abriendo camino a golpe de cuchillo, menuda aventura”.
La prensa también ha sido testigo de la evolución del lugar haciendo referencia tanto a las  Fiestas Infantiles, Peña de Amigos… como al fallecimiento de Santiago que mucha gente recordará ligado al Molín de Pilo.